Conociendo el Jardín Botánico Tropical Pinya de Rosa

Los jardines son espacios que renuevan el alma y el espíritu, ya que a través de los sentidos podemos recargarnos de los aromas, vistas y sonidos de la naturaleza o al menos de una porción de ella. Esto es justo lo que sucede cuando visitas el Jardín Botánico Tropical Pinya de Rosa.

El jardín se encuentra ubicado en el municipio Blanes de Catalunya, como parte del patrimonio arquitectónico y natural de esta comunidad autónoma. Con el tiempo ha ganado fama internacional, visitado por numerosos botánicos y turistas.

Este espacio abarca un número surtido de especies vegetales, las cuales se encuentran ordenadamente clasificadas en sus respectivos géneros, familias, filas o clases, dejando un poco de lado lo que se conoce como flora regional.

Las variedades de cactus que se encuentran presentes en el jardín botánico, comprenden especies de varios metros de altura y otras que quizás no midan tanto. Cada año se siembran semillas nuevas, ya sea de especies repetidas o rotación.

El dueño del jardín botánico, Ferran Rivière tiene como premisa que las colecciones dentro del espacio natural tengan un ordenamiento sistemático por géneros, de manera que las plantas cuenten con sus descripciones originales.

Estructura y origen del jardín botánico

La infraestructura de este parque natural estaría diseñada por Joan Mirambell gracias a la visión de su propietario, el Ingeniero Industrial Ferran Rivière de Caralt. Uno de los rasgos más resaltantes del parque es que dispone de edificaciones que explicaremos a continuación.

En primer lugar, a la entrada del jardín se puede localizar la biblioteca. Luego al bajar en el seno de las instalaciones se encuentran dos residencias señoriales de relevancia. Y por último, debajo de todo el jardín podemos encontrar una casa, un estanque y esculturas diversas.

El sueño de construir un jardín de estas magnitudes se debe a la visión del Industrial Ferran Rivière, ya que en 1941 pasó el verano en Blanes, quedando maravillado por la flora del lugar, específicamente con el Rincón de la Aguja.

Claro está, inicialmente no estaba en los planes de Rivière construir un jardín botánico, sino que se planteaba edificar una torre. Sus influencias y amigos le facilitaron adquirir los terrenos que en la actualidad se convertirían en este maravilloso proyecto natural.

Seguridad del Jardín Botánico Tropical Pinya de Rosa

Cada especie se encuentra custodiada debidamente, de manera que los visitantes poco cuidadosos no atenten contra el bienestar y seguridad del entorno natural.

Cualquier inquietud que se genere dentro del recinto botánico es resuelta con celeridad, de modo que los visitantes vuelvan cada momento que deseen a las instalaciones del jardín. Es el lugar perfecto para visitas educativas.

Tanto el patrimonio natural como arquitectónico se encuentran preservados tal cual como en el primer día, incorporando a su vez elementos que permitan atraer a las audiencias más jóvenes

Visita este hermoso jardín botánico

El Jardín Botánico Tropical Pinya de Rosa es lo que es hoy en día gracias al trabajo ininterrumpido y dedicado que le ha imprimido el señor Rivière.

Su colección de agaves, aloes y cactus es reconocida a nivel internacional. Esperemos que existan otras personas visionarias como Ferran Rivière para edificar nuevos parques de este estilo en el resto del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *